Geografías múltiples, sistémicas y humanas.

Por Vilma Peña, Proyecto Responsabilidad Social, Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades, UNED
 
La actividad fue organizada por la Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades y la Vicerrectoría de Investigación.   
El Dr. Stan Brunn es un geógrafo estadounidense quien por primera vez visita Costa Rica y quien promueve la comprensión de otra forma de entender el mundo y la geografía. Vino a Costa Rica por invitación de la Fundación de Ética Visionaria que lidera Jan Hurwitch,  psicóloga organizacional y especialista en liderazgos, de modo que la UNED fue una de las pocas universidades elegida para  recibir a este invitado internacional. 

 
Durante su presentación,  el Dr. Brunn nos lanza el reto para pensar en una universidad multidisciplinaria, interesectorial, donde se destaque la innovación, la investigación constante y que apunte a renovar el quehacer universitario,  pensando en aprendizajes diversos, porque la universidad no puede estar en función de un mercado, sino a favor de estudiantes que desean aprender muchas cosas, de manera dinámica y a favor de sus comunidades sean estas territoriales o virtuales.    
 
Para ello, lanzó la propuesta de repensar la universidad del siglo XXI como una universidad que se orienta a las ciencias de frontera, es decir, areas del conocimiento innovadoras y urgentes, como son:  la biodiversidad, la condición humana, el cibermundo,  el cambio climático y la conservación.     El especialista nos recuerda que las universidades son como silos,  espacios cerrados donde solo hay un tipo de grano, es decir,  no hay posibilidades de intercambio de conocimientos y mucho menos de actividades vinculadas con las comunidades, empresas y grupos activos en la sociedad,  por eso el reto es pasar a aparecernos a la granola,  un ejemplo de lo que es contener diferente tipos de ingredientes para hacerla nutritiva y con mejor sabor.    La universidad no puede seguir siendo un silo,  porque el peligro es que llegue a fosilizarse.   Este peligro radica en la posibilidad de que entremos en una zona de confort donde dejemos de hacer lo que nos corresponde y perdamos la orientación y el propósito que tienen las universidades en el mundo y en este espacio excepcional como es Costa Rica, si no hacemos lo que nos corresponde entonces la tendencia será movernos en la dirección opuesta a la que queremos, no lo discutimos pero Stan Brunn nos presenta el principio de entropía. 
 
El 4 de mayo, Stan Brunn fue invitado a la UNED en Guápiles,   invitación de Régulo Solís y su equipo de trabajo con estudiantes incluidos,  en esta ocasión el Dr. Brunn pudo escuchar y conocer a profundidad los diversos proyectos que lideran los y las estudiantes, así como el trabajo del personal que labora en ese territorio.    Esta vez su diálogo se orientó en torno al concepto de distancia, y de cómo es tan relativo el tiempo y el espacio, sobre todo ahora que por la tecnología somos capaces de trascender esas distancias, al mismo tiempo que desconocemos a las personas inmediatamente cercanas,  eso hace que nos replanteemos el concepto de tiempo y de espacio, y que repensemos cuáles son en realidad nuestras comunidades.     
 
El Dr. Brunn, felicitó a la comunidad de la UNED por ese logro de vincularse tan acertadamente con temas que unen no solo a las personas estudiantes, sino a varias fuerzas de la comunidad a través del tema ambiental, de salud, juventud y deportes.  
 
Rescató lo importante que es la pasión mostrada y la responsabilidad con que asumen los diversos proyectos que tienen en agenda mucho más allá de la educación formal que la UNED les provee.    
 
Así como existen muchas tonalidades de verde a lo largo del viaje de San José a Guápiles, y sobre todo cuando se transita a través del Parque Nacional Braulio Carrillo,  así debe ser la diversidad que debemos procurar en la universidad.    Ante la pregunta de cuál es el mejor lugar del mundo que él ha conocido, dice que todos aquellos donde prolifera la diversidad humana, la diversidad de la vida.